Profundo color cereza picota, limpio y brillante. Un vino goloso que en boca resulta carnoso y afrutado. La cereza y la fresa acompañan el regaliz del tempranillo y envuelven el paladar. Su equilibrada acidez y sedosos taninos garantizan un recorrido largo y elegante.

LEAVE A REPLY

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.